Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (impuestos inc.)
Total envío: (impuestos inc.) Envío gratuito!
Impuestos 0,00 €
Total (impuestos inc.)
Continuar la compra Ir a la caja

BENEFICIOS DE LA SAUNA

El fin que se logra con la sauna es elevar la temperatura ambiental, de tal forma que nos produzca transpiración y sudoración.

Esta práctica era ya muy conocida en tiempos de los romanos y los griegos, y donde actualmente se constituye una práctica generalizada, de hecho, raro es el hogar que no dispone de una de ellas.

Pero ¿Qué es la sauna? Simplemente es un habitáculo de madera, a modo de pequeña habitación –de distintos tamaños- donde se genera calor. En ella están  Colocados unos bancos a diferentes alturas, donde la persona se acomoda; a la sauna se entra con poca o ninguna ropa, y las diferentes alturas de los bancos nos ayudan a disponer de diferentes grados de temperatura.

Aunque en principio lo que genera la sauna es calor seco, se puede conseguir cierta humedad vertiendo agua sobre las piedras que se encuentran a una elevada temperatura; esto produce de inmediato vapor; el vapor ayuda a la transpiración y a la respiración.

Los beneficios de la sauna son muy importantes y están ampliamente demostrados. Su uso habitual previene y alivia eficazmente ciertas dolencias y enfermedades.
Las temperaturas que se alcanzan, que rondan los 80 ºC., son un gran relajante de los músculos, lo cual es muy favorable para dolencias musculares, torceduras, contracturas…
Dilata vasos sanguíneos y capilares, ejercitando el sistema cardiovascular, algo que es muy positivo como reactivador de la circulación.

Unos de los ámbitos donde mayores resultados se obtienen es en la piel, ya que la liberación masiva de sudor, abre y limpia los poros, eliminando multitud de toxinas que se nos van acumulando a lo largo del tiempo.

Además, con la practica de la sauna, la piel va aterciopelándose, quedando poco a poco muy suave y extremadamente limpia.

Otro de los grandes beneficios es el sistema respiratorio en su totalidad, -garganta, bronquios, zona nasal- ya que las vías se despejan, y se licuan las mucosidades, lo cual contribuye a curar catarros y resfriados, mejorando la respiración.

Respecto a las dolencias de articulaciones, la artritis y el reuma, como es sabido el calor las alivia considerablemente y además ejerce un efecto beneficioso para el movimiento.
Desde el punto de vista estético y de belleza, y siguiendo con lo que habíamos apuntado sobre los resultados que la sauna ejerce en la piel, es de notar que previamente a cualquier tratamiento terapéutico o estético, la piel tras la sauna se ofrece en mejores condiciones para aplicar cremas, lociones, masajes contra la celulitis, hidratación de la piel….

Es también un eficaz relajante del sistema nervioso, y por tanto resulta una buena practica para quienes buscan, además de un beneficio corporal, momentos de tranquilidad y sosiego, por lo tanto es muy recomendable para personas con estrés.

Por ultimo, reparar en que la sauna esta indicada también para el acné juvenil, y que mejora considerablemente las condiciones de la piel para el afeitado masculino.

Para practicar la sauna debemos tener en cuenta varias consideraciones:
- La elevada temperatura a la que nos vamos a someter acelera nuestro ritmo cardiaco, lo cual deberá ser tenido en cuenta por ancianos, mujeres embarazadas o personas con dolencias como hipertensión o cardiopatías, ciertas dermatitis o problemas de vaso dilatación, epilepsias, cólicos renales, anorexia… si usted tiene algún problema de salud que crea que puede afectarle, consulte a su medico.

- No se exceda en tiempo, tómeselo con calma, sobre todo al principio, ya que al cuerpo le cuesta acostumbrarse y liberar el sudor con fluidez.

- No se exponga a altas temperaturas hasta que no este acostumbrado es recomendable comenzar a tomas la sauna siempre por los bancos inferiores, después, cuando se habitúe podrá ir subiendo a los bancos superiores.

- No entre en la sauna sucio, ni con hambre, ni si acaba de tomar una copiosa comida. Antes de la sauna y sobre todo después, beba abundante agua o alguna bebida isotónica.

- Cuando se sienta agobiado/a salga y refrésquese, es normal darse una ducha de agua fría, y volver a entrar.

- Por ultimo, cuando haya terminado, dúchese y al ser posible túmbese por un periodo de 15 minutos, observara como durante este tiempo desaparece el cansancio y el estrés.